Tikun Olam

reparar el mundo está en nuestras manos

Cuando la vida humana vale menos que un ladrillo...


Allí no había piedras para construir la ciudad y la torre. ¿Qué hicieron? Moldearon ladrillos y los hornearon como los alfareros, hasta que la construcción alcanzó las setenta millas de altura.

Tenía escaleras por el Este y el Oeste. Quienes subían los ladrillos ascendían por el Este, y los que debían bajar descendían por el Oeste. Y si caía una persona y moría, nadie le prestaba atención. Pero si llegaba a caer un ladrillo se sentaban a llorar, diciendo:
“¡Ay de nosotros!, ¿cuándo ascenderá otro en su reemplazo?


Fuente: Pirké deRabí Eliézer, XXIV.

Visitas: 38

Comentario de Domovilu el enero 25, 2009 a las 8:53am
Para pensar:
Con el sucinto lenguaje que lo caracteriza, el Midrash nos describe una sociedad en la cual, el desprecio por la sacralidad de la vida humana y el grado de masificación y alienación de la gente son tales, que hasta el más insignificante objeto material (¡un ladrillo!) es tenido en más estimación que una vida. ¿Han cambiado las cosas desde entonces? ¿No hemos sido testigos de este fenómeno en cantidades de lugares y bajo los más diversos regímenes opresivos?

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Primera ilustración: "Torre de Babel", de G. doré.
Segunda ilustración: "Torre de Babel", de M. C. Escher.
Pinchar en cualquiera de las imágenes para verla en tamaño original (más píxels).
Comentario de Domovilu el enero 25, 2009 a las 1:50pm
Hola Anna!

Cierto: el ladrillo, la ciudad, la Torre, son símbolos. Son "la revolución", "la dictadura del proletariado", "el paraíso socialista", "la supremacía de la raza aria", "Deutschland über Alles", "la globalización", "el culto ciego a un líder carismático", "salvar al mundo eliminando a tales o cuales", y demás utopías que prometen un "futuro mejor" que jamás se concreta, pero en aras del cual en el ínterin se sacrifican miles y millones de vidas humanas inocentes.

¿Quién debería existir en función de quién?: ¿la ciudad y la Torre para las personas, o las personas para la ciudad y la Torre? Si lo primero, entonces jamás se sacrificarán vidas inocentes en aras del ideal a construir. Si lo segundo, entonces el ideal no se construirá jamás y quedará truncado, como de hecho quedó la famosa Torre de babel. Y tantas vidas habrán sido martirizadas y sacrificadas en vano...

Cuando un líder o ideal te exige que renuncies a tu individualidad y a tu valor como ser humano en aras de un "bien superior" por el cual los seres humanos deben estar dispuestos a dejarse aplastar inmisericorde e impunemente, ten por seguro que ese líder y ese ideal no valen ni una gota de sangre y ni tan siquiera una sola lágrima que se vierta en sus nefandos altares.

La vida humana es demasiado efímera como para sacrificarse inútilmente en construcciones vacías que, para el caso, tampoco perdurarán.
La masificación es el opio de los pueblos.
Comentario de Domovilu el enero 25, 2009 a las 3:50pm
Ya ves Anna un poco por qué nos odian tanto... Estas cosas que decimos pueden llegar a ser tan PELIGROSAS!!! ¿No crees? No en vano mantengo un perfil tan bajo en todos lados...
;-)

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Tikun Olam para agregar comentarios!

Participar en Tikun Olam

© 2017   Creado por Aministradora de Tikun Olam.   Tecnología de

Informar un problema  |  Términos de servicio